Uruguay, COVID le ha permitido reabrir sus museos y salas de espectáculos

Recientemente los museos, centros culturales, teatros, cines y salas de espectáculos finalmente fueron habilitados a manos del gobierno de Uruguay con el fin de recibir al público. Cabe destacar que este se trata del primer país de América Latina que ha logrado hacerlo a lo ancho de su territorio en medio de la pandemia que se vive alrededor del mundo debido al nuevo coronavirus.

Con respecto al protocolo, este fue dado a conocer en días pasados al abrir museos y centros culturales. Los teatros, cines y otras salas, en el transcurso de la entrada en vigor será de manera paulatina. En cuanto a la apertura de estos espacios, las autoridades hicieron del conocimiento del público la exigencia de un estricto protocolo que puede ser flexibilizado si la situación sanitaria así lo permite. Una de las primeras jornadas que se pusieron en marcha fue la del Museo Nacional de Artes Visuales (MNAV), que cuenta con unas 6.700 obras. De acuerdo a la directora de Cultura del país, Mariana Wainstein: “En los museos es más sencillo, lamentablemente va menos gente”.

Distinto al resto de países de latinoamérica, entre ellos Brasil, Argentina, Perú y El Salvador, que han debido continuar con sus actividades pausadas, los bares, restaurantes, centros comerciales, escuelas y actividades industriales de Uruguay han retornado a sus operaciones desde hace semanas. Pero sólo restaban las salas de artes escénicas, museos, centros culturales y espectáculos deportivos que aún se encontraban inhabilitados desde la alerta de pandemia extendida durante el 13 de marzo, momento en el que se decretó la emergencia sanitaria en el país.

En consecuencia, y para la activación del protocolo aprobado por el Ministerio de Salud Pública, es exigido un aforo de 30% o cinco metros cuadrados por visitante a los museos. Del mismo modo, se requiere de la capacitación del personal, desinfección detallista, ventilación natural, uso de cubrebocas y señalización en el piso para mantener dos metros de distancia, entre otras cosas. Todo el personal deberá firmar su consentimiento al protocolo.

Esta es una reglamentación que fue difundida en las redes sociales, y desde entonces diversos artistas comenzaron a cuestionar la tolerancia ante las aglomeraciones por ejemplo en el transporte público o en los centros comerciales, y a diferencia se realiza un control sumamente estricto en lo que respecta a las actividades culturales. Ante ello, Wainstein señala que “Este año nos obliga a adaptarnos a una libertad que tiene un viso de absurdo. El arte es todo lo contrario a la distancia social”, ella es la directora de teatro y gestora cultural, quien mantiene la confianza de que “el protocolo va a ir evolucionando, es dinámico. Vemos, medimos y seguimos adelante”.

Luego de apenas media hora de haberse abierto las puertas del MNAV, se vio venir la primera visita, Cecilia Pollio, de 62 años. “Ya lo tenía planificado, empiezan a abrir los museos y me vine” señala. Con respecto al protocolo, este no recomienda que a los museos puedan ingresar personas que sean mayores a los 65 años, pero el presidente Luis Lacalle Pou ha hecho énfasis en “la libertad responsable” de la ciudadanía para cuidarse y cuidar a los demás.